“Republicanismo y Democracia” de Francisco Fernández Buey

La III República es una utopía realizable, pero no a corto plazo”, afirma el pensador y catedrático de Filosofía Política de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, Francisco Fernández Buey, impartió el pasado martes en Vigo una conferencia, bajo el título “Republicanismo y Democracia”, en la que explicó por qué se vuelve hablar cada vez más sobre la República.

–¿En qué palpa usted el resurgimiento del republicanismo? –En los jóvenes. Las generaciones posteriores al franquismo tienen una visión más positiva de la II República. No es que conozcan bien la histo-ria, pero sí mucho mejor que antes.

–¿A qué cree que se debe ese interés? –A la educación, sin duda, pero sobre todo a los historiadores de la Me-moria Histórica. Entre los años 70 y 90 en la enseñanza en institutos y universidades había cierto ocultismo que se está depurando en los últi-mos años gracias a ellos. Percibo que cuando los jóvenes llegan a la uni-versidad tienen más conocimiento de lo que pasó.

–Habla desde el punto de vista teórico… ¿y en la práctica? –El republicanismo está resurgiendo desde el punto de vista teórico; todavía es sólo un movimiento universitario. La III República sería muy difícil a corto plazo. Es una utopía, pero no visto como algo irrealizable, sino como motor para llegar a ella. Que en las manifestaciones se vean cada vez más banderas tricolor es un síntoma claro, una señal de que algo está pasando.

–La crisis está instaurada ya en todos los ámbitos de la sociedad… ¿está jugando algún papel en este resurgir del republicanismo? –Sin duda que está siendo un punto de inflexión que abre una fase histórica nueva. Hasta hace unos años había una gran euforia por el neoliberalismo, pero la crisis está provocando que los jóvenes piensen que hacen falta ideas nuevas.

–¿Cree que está la sociedad preparada para proponer un cambio de régimen? –No, pero tampoco creo que sea el momento. El republicanismo está en una fase de recuperación teórica; uno de los fracasos de la II República fue el exceso anticlerical que todavía está metido en la cabeza de mu-cha gente, por ejemplo.

–¿Cuál sería su propuesta? –Dentro de España hay muchas diferencias; incluso hay exceso de estu-dios en algunas comunidades que –y esta es mi impresión– provocan que no haya una idea más de conjunto entre los estudiantes. Con todo, este es un país multinacional, y esto no se puede olvidar; mi propuesta sería una República Federal.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.