Arxiu de la categoria: Coordinació

Concentració de la Plataforma Republicana de Sabadell contra la constitució borbònica

La Plataforma Republicana de Sabadell va fer ahir la primera concentració unitària a la ciutat contra la constitució borbònica i el règim del 78. Una centena de persones de diverses organitzacions i diferents posicions republicanes es van reunir a la cruilla de la Rambla/Carrer de la República a favor de la República per l’abolició de la monarquia i la constitució borbònica.
Les organitzacions de la plataforma reclamen “un front d’acció unitària que inclogui totes les forces polítiques i culturals, organitzacions i entitats compromeses amb la defensa dels drets socials i laborals de les persones i la lliure autodeterminació dels pobles”. La seva voluntat és “promoure l’organització coordinada de les accions republicanes de la nostra ciutat, impulsar consultes democràtiques populars sobre Monarquia i República, i establir amb els espais unitaris de moviments socials, marees, col·lectius i organitzacions existents a l’Estat relacions estables de comunicació i coordinació que permetin convocar grans accions reivindicatives conjuntes de caràcter social econòmic i polític”.

Formen part de la plataforma activistes i militants de la Marea Pensionista, Iaioflautes, L’Obrera, CDR Nord, CDR Creu Alta, Podem, POSI, EUiA, Coordinadora Un altre Món és Possible, Sabadell per la Independència (ANC), ERC, PSUC viu, Guanyem Sabadell y Sabadell per la República.

La Plataforma es va crear com a coordinadora republicana amb motiu de l’abdicació de Juan Carlos I i des d’aleshores s’ha reunit esporàdicament per coordinar accions entre diverses organitzacions de la ciutat.
El manifest “Per la República: Abolim la monarquia” està obert a noves adhesions a través d’un formulari online o peticions directes, i preten convertir-se en un referent estratègic per un front comú a Catalunya de totes les opcions republicanes.
“Entenem que les persones republicanes –independentistes, federalistes i d’altres opcions–, tenen estratègies diferents que s’hauran de desenvolupar en un procés constituent, però la lluita per la república –o repúbliques– és la mateixa” ha explicat Joan Balart de Sabadell per la República, i ha afegit que “de la mateixa manera que les Brigades Internacionals van demostrar la seva solidaritat internacionalista venint d’arreu del mon per defensar la 2a República, és necessari que les persones republicanes de Catalunya i la resta de pobles d’España ens coordinem per la proclamació d’una República social, plurinacional, constituida per un estat o estats sobirans, basada en els valors republicans de Llibertat, Justícia, Igualtat, Feminisme, Laïcisme i Solidaritat, i on les ciutadanes i ciutadans siguin lliures, iguals i fraterns”.

En finalitzar la concentració, es va convidar a participar de la convocatòria dels CDR de Sabadell per enterrar simbòlicament el Règim del 78.

Manifest “Per la República: abolim la Monarquia” – Plataforma Republicana de Sabadell

Diverses persones, organitzacions polítiques i entitats socials de Sabadell hem constituït de nou la Plataforma Republicana de Sabadell per formar part d’un front republicà ampli, divers, heterogeni i transversal, d’àmbit local, nacional i estatal, que treballi des de les diverses sensibilitats republicanes a cada llar, als carrers, les fàbriques, els tallers, les escoles, les universitats i els ajuntaments, per abolir la Monarquia i finalitzar la llarga transició del Règim del 78.

Avui, a més de denunciar els abusos de la monarquia corrupta i hereva de la dictadura franquista, reclamem un front d’acció unitària que inclogui totes les forces polítiques i culturals, organitzacions i entitats compromeses amb la defensa dels drets socials i laborals de les persones i la lliure autodeterminació dels pobles. Les diferències estratègiques de les diverses posicions ideològiques dintre del republicanisme han de ser el nostre punt fort perquè aporten diverses solucions per l’abolició de la monarquia. Una de les possibles vies podria ser l’exercici democràtic d’un procés constituent participatiu que emani de tots els pobles de l’Estat i que determini quines seran les solucions més recolzades i quin tipus d’estat o estats volem construir. Però fins aleshores, tots som persones republicanes amb un sol objectiu: proclamar la república.

Per tot això, fem una crida a la ciutadania, a totes les persones treballadores, aturades, estudiants, pensionistes i jubilades de Sabadell, perquè, totes juntes, articulem un moviment republicà per fer possible una veritable democràcia en la qual puguem decidir-ho tot.

Les raons per les què volem abolir la monarquia espanyola no es limiten als últims escàndols coneguts de corrupció d’alguns dels seus membres, perquè es tracta d’una institució corrupta per naturalesa, és medieval, anacrònica i antidemocràtica i els seus privilegis són un greuge comparatiu amb les dificultats que travessa la resta de la ciutadania. La fortuna de la corona, a més, és una ofensa pels més de 8 milions de persones sense recursos i la resta de treballadors i treballadores. La corona representa a les capes més enriquides de la societat i és una eina de repressió per a les nacions de l’Estat, com es va demostrar l’1 d’octubre de fa un any a Catalunya i va patir amb força la nostra pròpia ciutat. La monarquia és el cadenat que blinda el Règim del 78 i ens allunya inexorablement d’una veritable democràcia sense classes ni institucions privilegiades. Per això reprovem i condemnem a Felip VI.

A Catalunya ja és un fet evident que els republicans i republicanes som majoria. La resta de l’estat no hauria de ser una excepció. L’empoderament del procés sobiranista i republicà a Catalunya, del moviment per les consultes republicanes que s’estén per tot l’estat, de la lluita contra les desigualtats, de la defensa dels serveis públics, de les marxes de la dignitat, etc., posa sobre la taula una de les demandes democràtiques més fonamentals: la necessitat de decidir el sistema polític i el grau de sobirania en el qual desitgem viure.

Des de la Plataforma Republicana de Sabadell denunciem la repressió criminal dels poders judicials i policials de l’Estat contra els drets democràtics i les llibertats, entre elles la d’expressió, víctima de la Llei Mordassa. I enviem un missatge per afirmar la nostra solidaritat i suport vers la vaga de fam dels presos polítics catalans, així com per exigir la seva llibertat, el retorn dels exiliats i l’arxiu de les causes judicials de totes les persones del conjunt de l’Estat preses i represaliades per motius polítics, sindicals i socials. De la mateixa manera, creiem necessari emmarcar explícitament aquest Manifest i la nostra Plataforma en el context del greu retorn de la ultradreta i el feixisme a les institucions i als carrers. Un atac frontal a la democràcia que, si bé ha sigut present com una ombra durant tota la Transició, avui el manteniment i pervivència del Règim demana i alimenta de forma clara.

Per tot això, manifestem la nostra ferma defensa dels valors republicans de Llibertat, Justícia, Igualtat, Feminisme, Laïcisme i Solidaritat, i la nostra voluntat de construir una República de ciutadanes i ciutadans lliures, iguals i fraterns.

Així doncs, ens comprometem a:

Promoure l’organització coordinada de les accions republicanes de la nostra ciutat.

Impulsar Consultes Democràtiques Populars sobre Monarquia i República a la nostra ciutat.

Establir amb els espais unitaris de moviments socials, marees, col·lectius i organitzacions existents a l’Estat relacions estables de comunicació i coordinació que ens permetin convocar grans accions reivindicatives conjuntes de caràcter social econòmic i polític.

Tanmateix, fem una crida a tot aquell que vulgui participar en la nostra plataforma perquè s’uneixi a nosaltres i ens ajudi en la lluita per una veritable democràcia, basada en la igualtat, la llibertat i la fraternitat.

República o Barbàrie! Visca la República! No passaran!

Plataforma Republicana de Sabadell

Un objectiu comú: República – Joan Balart Cerdán

Aquesta foto de David Baró d’una concentració republicana gairebé espontània de més d’1 miler de persones a la Pça St. Roc de Sabadell davant de l’Ajuntament el 2 de juny de 2014, amb motiu de l’abdicació de Joan Carles I, reflexa molt bé la necessitat de confluènça i transversalitat dins del moviment republicà. La Plataforma Republicana de Sabadell es va crear aleshores, i des d’aleshores s’ha reunit esporàdicament segons les necessitats. Les diverses opcions, federalistes, confederals y independentistes, s’han de reconèixer per enfortir el moviment i constituir un front comú republicà. Aquesta mateixa plaça va aglutinar també tres anys després, una altra manifestació espontània de més de 6000 persones amb motiu de la vulneració dels drets civils per part del règim borbònic per aturar el referèndum de l’1 d’octubre. Sabadell per la República va intervenir a totes dues concentracions i vam ser testimonis de la evolució del moviment republicà. La plataforma s’ha tornat a reunir amb motiu del 40 aniversari de la Constitució borbònica. Les organitzacions que la formem hem manifestat la nostra voluntat de mantenir una coordinació més intensa i augmentar l’activitat i la movilització unitàries. En mig tenim les el·leccions municipals del 2019. Serem capaços totes i tots els republicans de fer una interpretació dels resultats en clau plebiscitària (monarquia o república?) tal com es va fer al 1931 quan es va declarar la Segona República espanyola? Evidentment no encara. No hi ha prou reconeixement entre nosaltres. Tant de bo. Les diferents estratègies dins el moviment configuraran com ha de ser el procés constituent que defineixi el nou Estat o Estats i la seva associació entre ells, si n’hi ha d’haver. Fins aleshores, Sabadell per la República promourà un front comú ampli, transversal, confluent i social, d’implantació a tot l’Estat Espanyol. Fins aleshores, la prioritat de totes les persones republicanes és l’ABOLICIÓ DE LA MONARQUÍA.

📣 CONCENTRACIÓ PER LA REPÚBLICA: ABOLIM LA MONARQUIA

La Plataforma Republicana de Sabadell convoca per aquest dijous 6 de desembre (dia de la Constitució Borbònica del Règim del 78) a les 18 h. una concentració al CARRER DE LA REPÚBLICA (cantonada Rambla) per

Us convidem a participar en aquest acte unitari de rebuig a la Monarquia, per un PROCÉS CONSTITUENT PARTICIPATIU CAP A LA REPÚBLICA.

És un acte festiu i per tant us convidem a fer gresca. Porteu percussió, si voleu.

No t’ho pots perdre: ens veiem dijous al CARRER DE LA REPÚBLICA (cantonada amb Rambla) a les 18h.

Tornem a convocar la Plataforma Republicana de Sabadell

Tornem a convocar la Plataforma Republicana de Sabadell per aquest divendres, dia 30 de novembre, a les 19 h. a Cal Balsach.

SABADELL PER LA REPÚBLICA proposa posar en comú entre les persones, organitzacions i entitats de caire republicà de Sabadell les diverses iniciatives que s’estan organitzant pel dia 6 de desembre a la nostra ciutat, i convocar una MANIFESTACIÓ o CONCENTRACIÓ UNITÀRIA de denúncia del “Règim del 78” i la seva constitució.

Més enllà d’aquesta data, pensem que les republicanes i republicans hem d’empènyer un PROCÉS CONSTITUENT REPUBLICÀ que impliqui a tot l’Estat Español. Per això pensem que és necessari que totes les sensibilitats republicanes, i cadascú des de la seva estratègia política, hem de ser capaces de fer un front comú. Com que som conscients que no es comença de zero, i que a la nostra mateixa ciutat ja es coordinen accions i mobilitzacions per al mateix motiu, pensem que és necessari compartir l’experiència dels darrers anys i consensuar els punts de trobada per coordinar-nos amb efectivitat i mobilitzar-nos de manera inexorable per fer hegemònica una alternativa republicana social.

Confirmeu l’assistència. Us hi esperem.

Salut i República!

PROCESO CONSTITUYENTE REPUBLICANO EN ESPAÑA. ¿REFORMA CONSTITUCIONAL O RUPTURA DEMOCRÁTICA?

DOCUMENTO DE SABADELL PER LA REPÚBLICA PARA EL ENCUENTRO REPUBLICANO ESTATAL (10 DE NOVIEMBRE DEL 2018):

Desde Sabadell per la República creemos que la abolición de la monarquía, la proclamación de la 3ª república y el inicio de un proceso constituyente en España que configure un nuevo sistema político, social y económico más justo para el conjunto de las clases populares, se podría dar a partir de dos supuestos: por un lado, a partir de una reforma constitucional del actual régimen surgido en el año 1978; por otro lado, a partir del inicio de un proceso constituyente embrionario, desde abajo, que conquistara la hegemonía política de las instituciones del régimen actual y provocara la caída de la monarquía, la proclamación de la República y el inicio de un nuevo corpus jurídico. Para el desarrollo de esta segunda vía, el espejo de la experiencia catalana de este último año es un buen punto de partida. Analizaremos los dos supuestos a continuación.

Proceso constituyente republicano a partir de la reforma constitucional del régimen del 78:

La primera, consistiría en aprovechar los recursos que la constitución del régimen del 78 nos da, para que, aglutinando a amplios sectores de la sociedad, favorables al cambio de régimen representativo en la Jefatura del Estado (tal y como algunas encuestas están sacando a la luz estos últimos días), se produjera un referéndum vinculante que llevara a la victoria de la opción republicana y, por tanto, a un proceso constituyente, con todas las limitaciones o barreras (como veremos ahora) que ello supondría.

Centrándonos en esta vía, y desde una perspectiva histórica, la proclamación de los dos únicos regímenes republicanos que han existido en la historia política española, se ha producido dentro de los parámetros de la legalidad hasta ese momento vigente. Para el caso de la 1ª república (1873-74), su proclamación vino a partir de la crisis política e institucional que vivió la monarquía del Sexenio democrático, que llevó a la abdicación de Amadeo de Saboya. Pese a la imagen de radicalidad y desviación revolucionaria que desde determinado pensamiento conservador se le ha querido dar, contraponiéndola a la estabilidad y trayectoria del régimen monárquico, la 1ª república no supuso otra cosa que la continuidad con respecto a la obra del sexenio democrático instaurado en 1869. Fueron las cortes del sexenio, mayoritariamente monárquicas, las que votaron la proclamación de la república por 258 votos a favor, y 32 en contra. Según Miguel Artola, “la decisión de la Asamblea Nacional en favor de la República vino a darles [a los republicanos] inesperadamente el poder cuando más lejos se encontraban de conquistarlo”1.

En cambio, la 2ª República se proclamó a partir de la victoria de las candidaturas republicanas en las elecciones municipales de abril de 1931, cuya movilización popular provocó la abdicación y fuga de Alfonso XIII. Las elecciones con que se pretendía retornar a la monarquía de la Restauración habían constituido un masivo plebiscito contra esta institución, y todas las fuerzas políticas, incluyendo el gobierno y las fuerzas armadas, lo reconocían así2. Así que tanto una república como la otra se dieron en un contexto de descrédito y falta de apoyos a la monarquía, viéndose la república como la solución a los problemas políticos, sociales y económicos que necesitaba el país.

En los tiempos actuales, y sobre todo desde 2011 hacía adelante, el descrédito y la falta de popularidad de la monarquía debido a los casos de corrupción (que han salpicado a varios miembros de la familia real), es evidente. Las encuestas del CIS hechas a la población comenzaron a suspender a esta institución a partir de 2011, hasta el punto de que el CIS dejó de preguntar sobre ello a partir del año 20153. Según una encuesta interna de Podemos, hecha hace pocos días, un 54% está a favor de que se organice un referéndum para decidir sobre la forma de organización política del Estado. En concreto, un 46% de los ciudadanos que quieren una república como modelo de estado, frente a un 27,2% que aboga por mantener la monarquía. Según estos datos, los ciudadanos favorables a la República duplicarían a los favorables en mantener el statu quo4. Posiblemente la monarquía se encuentre en sus horas más bajas. En este contexto, ¿es posible el cambio de régimen político llevando a cabo una reforma de la actual constitución?

Las herramientas para la actual reforma de la constitución existen, y pese a la rigidez de nuestra norma suprema, no es muy diferente a la de otras constituciones del contexto europeo. La constitución actual es bastante clara en cuanto a los tipos de referéndums consultivos o vinculantes a la ciudadanía: los de reforma constitucional (artículos 167 i 168), los de reforma estatutaria a través de la iniciativa autonómica (art. 151 i 152), consultivo de decisiones políticas de trascendencia especial (art. 92), i para determinados territorios (DT 4: Navarra)5. Además, la Ley orgánica 2/1980 de 18 de enero, sobre regulación de las distintas modalidades de referéndum.

También tipifica mecanismos de democracia participativa, como la iniciativa legislativa popular a partir de la recogida de firmas (art. 87.3 de la CE), y desarrollada ampliamente en Ley Orgánica 3/1984, de 26 de marzo, reguladora de la iniciativa legislativa popular (LOILP). Sin embargo, se excluyen de esta iniciativa materias importantes como las tributarias, las de carácter internacional, prerrogativa de gracia, así como las propias de la ley orgánica. Finalmente, el artículo 29 de la Constitución, que reconoce “el derecho de petición individual y colectiva, por escrito”6.

Los procedimientos existen. Otra cosa es que haya voluntad o no de reformar, muy difícil con la actual composición política del arco parlamentario. Y, lo más importante sobre todo, no hay en estos momentos una mayoría política parlamentaria suficiente que apueste por la opción republicana como forma de gobierno. Pero, en el supuesto de que esa hegemonía política y social favorable a la república existiera, ¿sería posible un proceso constituyente republicano a partir de una reforma constitucional?

Algunos catedráticos de derecho constitucional, como Javier Pérez Royo creen que la actual reforma del marco constitucional es inviable7. Esto se debe a que son los propios fundamentos participativos del sistema actual los que hacen que la constitución cierre el camino a la reforma, bloqueando la renovación de la legitimidad democrática. Además, según Royo, existe un bloque normativo preconstitucional (la Ley para la Reforma Política aprobada por las Cortes Franquistas, o el decreto ley de 20/1977 de normas electorales que establecía las condiciones de ejercicio del derecho de sufragio), que continua muy presente en la Constitución y que regula el derecho de participación política que, como aparece detallado en la CE y en la LOREG, es contrario a la igualdad. Parte de la estructura institucional (bicameralismo, organización y composición del sistema, la provincia como circunscripción), es anterior al reconocimiento del derecho de participación -es decir, es preconstitucional-.

La monarquía, según Royo, ocupa en el régimen parlamentario español una posición diferente a la que le corresponde en otros modelos europeos (como el sueco o el noruego). La Transición, concluye, fue una operación destinada a estabilizar y consolidar a esta institución, además de establecer un sistema electoral de raíz preconstitucional (Ley para la reforma política franquista), que tuvo 3 efectos: reforzar la opción bipartidista en Congreso y Senado; debilitar la legitimidad democrática de la representación política protegiendo de manera refleja el poder de la monarquía; y privilegiando a la provincia sobre la Comunidad Autónoma en la estructura territorial cerrando el paso a una fórmula federal8.

Podemos concluir este primer supuesto diciendo que, pese a que existen los procedimientos para la reforma de la constitución de 1978, y dar cabida al inicio de un proceso constituyente, no hay ni una mayoría política parlamentaria que apueste por la República en estos momentos, ni –lo más importante-, voluntad política de reforma. Por lo tanto, buscar el cambio de régimen político y el inicio de un proceso constituyente republicano a partir del actual marco constitucional y desde las más altas instituciones (Congreso y Senado, donde los dos partidos más grandes en escaños todavía, Partido Popular y Partido Socialista, son firmes defensores de la monarquía parlamentaria como forma de gobierno), es prácticamente imposible.

Proceso constituyente republicano como consecuencia de una ruptura democrática con el régimen del 78:

La segunda, sería la ruptura democrática con el régimen del 78, que supondría la proclamación de la 3ª República y el inicio de un proceso constituyente para la configuración institucional y normativa del nuevo estado republicano. Ahora bien, tanto antes como después de esa ruptura democrática, hay dos caminos que hay que recorrer: el primero, es el que nos lleve precisamente a esa ruptura, un proceso de empoderamiento desde la base que conlleve una movilización popular masiva que haga imposible la supervivencia del régimen monárquico constitucional del 78; por otro lado, el camino después de esa ruptura, que nos ha de llevar a poner los cimientos, los principios fundacionales, de la nueva República: configuración de las instituciones del nuevo régimen, leyes fundamentales, mecanismos de participación, etc.

Primer paso: el camino a la ruptura

Para que haya una ruptura, desde Sabadell per la República creemos que uno de los pasos necesarios es que se produzca un referéndum vinculante para que la ciudadanía decida qué forma de estado quiere. Ese referéndum se ha de producir con las garantías necesarias de que la opción republicana pueda ganar. Se ha de producir, pues, una concienciación ciudadana en España de la necesidad de establecer un régimen republicano que de solución a los grandes problemas que sufre el país. Y ha de generarse, por tanto, y pese a lo que algunas encuestas puedan decir, un movimiento republicano de ámbito estatal y de carácter unitario que asuma, como objetivo central, el derrocamiento de la monarquía por vías pacíficas y democráticas9.

Pese a que, como ya hemos explicado en el anterior apartado, existen las herramientas para la reforma constitucional, si en el Congreso o Senado (que son los que tienen la iniciativa legislativa para convocar referéndums vinculantes o consultivos), no hay la mayoría política necesaria, un buena alternativa creemos que sería empezar por los ayuntamientos (municipalismo). Es a través de los municipios donde se podría crear una concienciación de la necesidad de cambio, y empezar a articular una hegemonía política republicana.

Aquí es donde tenemos que poner el punto de mira en Catalunya y el llamado “procés”. Allí, desde el año 2009 empezaron a hacerse, en algunos municipios como Arenys de Munt, referéndums de carácter simbólico pero también consultivo, para decidir sobre la independencia o no de Catalunya del resto de España. Estos referéndums contaron con la simpatía y el apoyo de algunos consistorios, y se extendieron por otros municipios catalanes teniendo cierta incidencia mediática. Lo que pasó a partir de 2010 es de sobras conocido: sentencia del TC avalando los recursos del Partido Popular a l’Estatut del 2006; movilizaciones masivas a partir de ese año a favor del “dret a decidir”; la influencia del 15M en el caso catalán; a partir del 2012, diadas del 11 de septiembre con manifestaciones multitudinarias a favor de la independencia; el referéndum consultivo del 9 de Noviembre de 2014 por parte de la Generalitat; la movilización civil canalizada a partir de entidades como la Assemblea Nacional Catalana o Òmnium Cultural; la aparición de una mayoría parlamentaria independentista a partir del 20 de septiembre del 2015; las leyes de “desconexión” con la legalidad española aprobadas por el Parlament el 6-7 de septiembre de 2017; y el referéndum de autodeterminación del 1 de octubre de ese mismo año, con las consecuentes movilizaciones contra la represión del 3 de octubre y la declaración de independencia del 27 de octubre de ese mismo año, son los ejemplos más claros de un movimiento político transversal que ha aglutinado en su seno (no de forma continua pero si en momentos puntuales), tanto a los partidarios de la independencia como a los partidarios de la eufemística expresión “dret a decidir”, que no deja de ser el llamado “derecho de autodeterminación” del pueblo catalán, sean o no partidarios de la independencia. Un movimiento político (el soberanista-independentista) que, empezando desde los ayuntamientos, supo movilizar durante 7 años a una parte muy notable de la población catalana (unos dos millones de personas), llevando a cabo la mayor parte de sus hazañas fuera de la legalidad (como los referéndums o las consultas), y poniendo patas arriba la lógica política autonomista vigente hasta 2010. En estos momentos, y pese a que la estrategia de proclamar “simbólicamente” la República Catalana independiente (como ahora reconocen parte de sus protagonistas)10, supuso el encarcelamiento de los líderes independentistas, el exilio de muchos otros, y la aplicación del artículo 155 de la CE por parte del Gobierno Español, el movimiento independentista ha vuelto a revalidar su mayoría parlamentaria en las elecciones autonómicas del pasado mes de diciembre, ha vuelto a movilizar a más de un millón de personas el 11 de septiembre del 2018 del presente año, y sigue bastante bien organizado a partir de los CDR (o Consells de Defensa de la República -antes del 1-O, de Defensa del Referéndum-).

Y aunque el nuevo Gobierno de la Generalitat surgido de las urnas y con el levantamiento del 155 sigue siendo “independentista”, la nueva estrategia adoptada por parte del ejecutivo catalán de buscar el diálogo con el gobierno central del PSOE dejando a un lado la hoja de ruta de la declaración unilateral, está provocando muchas críticas en el sí del movimiento, hablándose ya, sin ambages, de la “traició dels líders”. Lo que nos puede dar a entender que este movimiento va más allá de la instrumentalización de los partidos políticos y que puede sobrevivir a sus estrategias partidistas.

Extrapolando el ejemplo del movimiento soberanista-independentista catalán al resto de España, y haciendo un ejercicio de ciencia-ficción, nos planteamos la posibilidad de que se pudiera dar un movimiento republicano unitario que fuera capaz de movilizar a una gran parte de la población española a favor del referéndum, para decidir entre monarquía o república. Empezando por las consultas populares, gestionadas por asociaciones republicanas –que podrían actuar como los CDR catalanes-, así como por los ayuntamientos que estuvieran dispuestos a hacerlas, de carácter simbólico pero seguramente acaparando las portadas de los principales medios de comunicación, nos iríamos a amplias movilizaciones ciudadanas en las principales ciudades del estado el 14 de abril, a favor de la república y del referéndum. Creemos que así, con una gran movilización social a lo largo del tiempo, persistente y ganando cada vez más adeptos entre los indecisos, se podría poner patas arriba la lógica partidista del sistema político actual, llevando el debate sobre el referéndum a primera línea e implicando, sin medias tintas, a la izquierda política española11. Es necesario que este movimiento bascule entre la legalidad y la ilegalidad durante un tiempo para conquistar la hegemonía social y, sobre todo, la política en el Parlamento. Para que haya grupos parlamentarios e, incluso, por qué no, un gobierno favorable a que se lleve a cabo un referéndum vinculante.

Una vez se produjera el referéndum, y si se ha hecho un buen proceso previo de concienciación republicana, denunciando el carácter antidemocrático de la monarquía como forma de gobierno, así como las lacras del actual sistema político, sería muy difícil que la opción republicana no saliera victoriosa. Con la victoria republicana en el referéndum, la ruptura democrática seria ya una realidad.

Segundo paso: después de la ruptura

Sabadell per la República quiere hacer su pequeña aportación a la configuración de lo que sería ese proceso constituyente republicano, que debería darse inmediatamente después de la proclamación de la 3ª República. No dudamos de que un Gobierno Provisional republicano tuviera que hacerse con el poder inmediato en el momento de vacío legal inicial, y que ese gobierno provisional tendría que “reflejar en su composición la pluralidad de las fuerzas políticas y sociales agrupadas en dicho movimiento unitario”12. Tampoco ponemos en duda que tendría que convocarse una asamblea constituyente para llevar a cabo la redacción de la nueva Constitución. Aquí no entraremos en detalles sobre la composición de esta asamblea ni de cómo tendría que llevar a cabo este proceso. Nos remitimos a las aportaciones que, de nuevo, desde el grupo Andaluz, se van a hacer en este Encuentro, que consideramos muy valiosas13.

Creemos que ese Gobierno Provisional, independientemente de la creación de la Asamblea y del nuevo proyecto constitucional, debería adoptar y defender toda una serie de medidas básicas y de urgencia. Nuestra aportación se basa íntegramente en el manifiesto que, para el proceso Constituyente en Catalunya, llevaron a cabo Arcadi Oliveres y Teresa Forcades hace unos años, y que es perfectamente extrapolable para un proceso constituyente a nivel español14. Una primera lista provisional, orientativa y no exhaustiva de medidas a considerar sería la siguiente:

  1. Expropiación de la banca privada, defensa de una banca pública y ética, freno a la especulación financiera, fiscalidad justa, auditoría de la deuda e impago de la deuda ilegítima.

  2. Salarios y pensiones dignas, no a los despidos, reducción de la jornada laboral y reparto de todos los trabajos, incluido el trabajo doméstico y de cuidado no remunerado.

  3. Democracia participativa, reforma electoral, control de los cargos electos, eliminación de los privilegios de los políticos y lucha decidida contra la corrupción.

  4. Vivienda digna para todos, moratoria de los desahucios y dación en pago retroactiva.

  5. No a las privatizaciones, reversión de todos los recortes y potenciación del sector público bajo control social.

  6. Derecho al propio cuerpo y no a la violencia de género.

  7. Reconversión ecológica de la economía, expropiación y socialización de las empresas energéticas y soberanía alimentaria.

  8. Derechos de ciudadanía para todos, no a la xenofobia y derogación de la legislación de extranjería.

  9. Medios de comunicación públicos bajo control democrático, software y red libre y desmercantilización de la cultura.

  10. Solidaridad internacional, no a la guerra, y por una República sin ejército y fuera de la OTAN.

Una serie de puntos que supone una iniciativa de cambio a favor de un modelo social, económico y político igualitario y participativo -desde la base-, que se niega a separar la Libertad de la Justicia y de la Solidaridad15, y que nuestra asociación suscribe en su totalidad. Prioridad a unas medidas políticas inmediatas que, en la línea que apunta Gabriel Flores, del colectivo econoNuestra, “no está reñida con el desarrollo de una crítica rigurosa del capitalismo y de su lógica de acumulación, que en su actual fase de desarrollo toma formas depredadoras y elitistas que multiplican la exclusión, la xenofobia y la desigualdad de género y ponen en riesgo bienes públicos y equilibrios ecológicos básicos, Y junto a la crítica, el impulso de actividades económicas y ciudadanas que desarrollen la cohesión, valores desconectados del mercado, un bienestar no sustentado en el consumismo o lógicas ajenas a la acumulación del capital, la competitividad y la maximización de los beneficios”16.

En cuanto a la cuestión territorial, Sabadell per la República se muestra partidaria de que la futura constitución republicana tenga una estructura federal o confederal, que refleje el carácter plurinacional del Estado y que sea expresión de la voluntad libre y soberana de todos y cada unos de los pueblos o nacionalidades que lo componen. Sin menospreciar las aportaciones que, desde un republicanismo más unitario o centralista, se puedan dar desde un sector del movimiento republicano a la configuración territorial de la futura república, y que deberemos discutir y dialogar democráticamente en un futuro proceso constituyente17.

1 Artola, Miguel: La burguesía revolucionaria (1808-1869), Madrid, 1973, p.381.

2 Solé Tura, Jordi; Aja, Eliseo: Constituciones y periodos constituyentes en España, Madrid, Siglo XXI, 2009 (1ª edición, 1977).

3https://www.publico.es/politica/encuesta-interna-ciudadanos-quieren-republica-duplican-prefieren-monarquia.html

4 Idem.

5 Barceló Serramalera, Mercè; Dominguez García, Fernando (coord.): Materials de dret constitucional, Principis constitucionals bàsics i òrgans constitucionals, Bellaterra, Servei de publicacions de la UAB, 2007, pàgs. 65-69.

6 Viver Pi-Sunyer, Carles: Constitución. Conocimiento del ordenamiento constitucional, Barcelona,Vicens Vives,1982, pág.36.

7 Pérez Royo, Javier: “La reforma contitucional inviable”, Madrid: Catarata, 2015.

8 García, Eloy: reseña de “La Reforma Constitucional inviable, de Javier Pérez Royo”, en UNED. Teoría y realidad constitucional, núm.38, 2016, pp.729-736.

9 Tal y como se apunta en uno de los documentos de trabajo del grupo Andalucía Republicana, de título “El proceso constituyente republicano que reivindicamos”. PDF disponible en http://andaluciarepublicana.blogspot.com/2018/10/documentos-aportados-para-lasponencias.html.

10 Según declaraciones del exconseller de salut de la Generalitat, Toni Comín, en el programa “Salvados”, emitido por televisión el 28 de octubre del 2018.

11 Véase una visión crítica de las estrategias de la izquierda catalana no independentista (En Comú Podem) y de su homóloga española (Podemos) en Albano Dante: “¿Por qué Podemos no organiza un referéndum sobre la monarquía al estilo catalán?” en www.el critic.cat. http://www.elcritic.cat/blogs/sentitcritic/2018/07/25/porque-podemos-no-organiza-un-referendum-sobre-la-monarquia-al-estilo-catalan/

12 “El proceso constituyente republicano que reivindicamos”…pág.26.

13 Quintero Fernández, Javier: “Proceso Constituyente Republicano”, Plataforma Local San Roque por la República.

14 Oliveres, Arcadi; Forcades, Teresa: “Manifest per a la convocatoria d’un procés constituent a Catalunya”, 10 d’abril del 2013.

15 Oliveres, Arcadi; Forcades, Teresa: “Manifest….”

16 Flores, Gabriel: “El plano del tesoro socialista”, espacio-público.com, 16 de diciembre de 2016.

17 En esta línea, véase Mateo Tomé, Juan Pablo: “La base económica de la crítica del federalismo y la defensa de una república centralista”, en Crónica Popular. Suplemento de Cuestiones Españolas nº2, págs. 78-83.

Encuentro Estatal por la República celebrado el 10/Nov/2018 en Madrid

El passat dissabte 10 de Febrer, Ràdio Rebel Republicana va assistir a la Trobada Estatal per la República que va tenir lloc al Centre Cultural Valdebernardo a Madrid. Ràdio Rebelde, que va néixer a partir d’una iniciativa de la Junta Republicana d’Esquerres de Navarra, amb una vocació republicana unitària, i que era una de les organitzacions convocants d’aquesta trobada, juntament amb els companys i companyes d’Andalusia, País Valencià i Madrid , no podia faltar a aquesta cita.

Homenaje a Don Manuel Azaña – Azaña y los golpes de Estado – Joaquín Soler

Durant l’acte commemoratiu a Manuel Azaña, últim president de la República, que la coordinadora 14 d’abril va celebrar aquest passat dissabte 17 de novembre, diverses persones van intervenir. Sabadell per la República recull aquí la intervenció de Joaquín Soler. Els primers paràgrafs del seu text fan al·lusió a les inadequades característiques del lloc triat per honrar la memòria de tan eminent polític i escriptor. La resta del text està dedicat a presentar els sis cops d’Estat que van tenir lloc en el transcurs de la vida política de Manuel Azaña.

Buenos días compañeros y compañeros es para mí un honor deciros unas palabras en recuerdo de la figura de Don Manuel Azaña. Para empezar políticamente me defino como republicano y azañista, estos son mis principios.
Estamos en un no lugar, denominado así porque no forma parte de ninguna trama urbana, como los cementerios o los cadalsos donde se ejecutaba a los condenados. Los arquitectos de vez en cuando trazamos estos lugares extraños. Un sitio a las afueras de un núcleo urbano y en el linde entre dos municipios. Las ciudades dan el nombre de sus calles según los gustos y las modas temporales. La admiración del consistorio recae en un acontecimiento o en un personaje histórico. La posición en el nomenclátor municipal es toda una escala de preferencias. No es este el caso, Barcelona no ha sido justa con Manuel Azaña al elegir este lugar. Azaña visito numerosas veces la ciudad por diferentes motivos personales y políticos, vivió en diferentes residencias, desde un palacio hasta una celda de prisión. Continua la lectura de Homenaje a Don Manuel Azaña – Azaña y los golpes de Estado – Joaquín Soler

Acte d’homenatge a Manuel Azaña


Dissabte passat es va celebrar el 78 aniversari de la mort de Manuel Azaña, últim president de la II República. La Coordinadora 14 d’abril va organitzar un acte a l’avinguda Manuel Azaña de Barcelona, on Guillermo Lusa va participar com a membre de Sabadell per la República. Aquesta és la seva crònica.

Respondiendo a la convocatoria de la “Coordinadora 14 d’abril”, ha tenido lugar esta mañana un sobrio acto de homenaje a Manuel Azaña, último presidente de la República española, en conmemoración del aniversario de su fallecimiento en Montauban (Francia), el 3 de noviembre de 1940. La concentración, como en años anteriores, se ha celebrado en la avenida Manuel Azaña, situada en la frontera de Barcelona y Hospitalet de Llobregat. Han tomado la palabra varios representantes de las entidades que integran la citada coordinadora, glosando la figura de Azaña. En nombre de Sabadell per la República, he manifestado nuestra adhesión al acto de homenaje.

Continua la lectura de Acte d’homenatge a Manuel Azaña